Muchas veces, sobretodo en la campaña dinámica “Bellum”, tenemos como misión el ataque a aviones pesados, bien bombarderos o bien transportes. Y en un buen número de tales misiones disponemos de una estupenda arma para tal misión: los cohetes RS-82, diseñados en principio para el ataque a tierra, pero que también fueron usados en la Gran Guerra Patriótica, sobretodo en vuelos de patrulla y al principio de la guerra, cuando los calibres de las armas de los aviones hacían bastante complicado derribar un bombardero.

Esta lección de la instrucción va a consistir, precisamente, en el ataque a aviones pesados con cohetes.

El avión que emplearemos será el LaGG-3 de 1941, que puede cargar 8 cohetes y así nos permite hacer 4 pasadas. Otros cazas que pueden cargar tales armas son el MiG-3ud, el Yak-1, el YaK-7, el Chaika, el Mosca y alguno más que seguro que nos dejamos en el tintero.

La misión se desarrollará contra Ju-52 sin escolta cercana, o sea, cosa fácil en principio, pues su única defensa en la parte superior del fuselaje y mirando hacia atrás los hace bastante vulnerables a los ataques y tendremos más posibilidad de salir indemnes. Aunque no se exige para la instrucción, es aconsejable practicar también contra aviones más “letales” como el Ju-88 o el He-111 y debidamente escoltados.

Ejecución del ataque.-

Lo fundamental en este tipo de ataques es llegar con ventaja de altura, para poder atacar siempre en rápidas pasadas, evitando a toda costa permanecer demasiado tiempo a las 6 del avión enemigo y a su velocidad, expuestos tanto a los artilleros como a los cazas de escolta.

Además, realizaremos el ataque siempre desde las 6 de los aviones enemigos, pues la excesiva caída de los Rs-82 (lógica por otra parte, dado el tipo de arma que es) hace muy complicado acertar al objetivo desde cualquier otro ángulo de ataque, así que dejamos otras posibilidades para aquellos pilotos más hábiles y nos centraremos en el ataque desde las 6.

Tanto en esta misión de la instrucción como en las que solemos volar en los torneos, la posición de partida del ataque suele ser más o menos de frente a los bombarderos y unos 1000 m. por encima de ellos, así que, una vez localizados, les dejaremos llegar hasta debajo nuestro y nos descolgaremos por detrás de ellos y a gran velocidad. Lo primero es tener cuidado en el picado de no sobrepasar los 600 km/h, debiendo intentar que al momento de disparar no estemos tampoco por debajo de 500, al menos en la primera pasada.

Así pues, nos descolgamos por detrás, esperamos a estar muy cerca del bombardero, apuntamos al mismo con la marca inferior a la cruceta principal de nuestro colimador (es decir, un poco alto), disparamos y rápidamente rompemos.

A la lección le acompaña un track ilustrativo donde se puede apreciar la distancia a la que efectuar el disparo y dónde colocar al objetivo en el colimador para acertar casi con toda seguridad. También lo podéis apreciar en la siguiente imagen (como veis, atacando desde un poco abajo, además de evitar al artillero tenemos mucha más superficie de impacto a la vista): 

Se puede romper después del ataque de muchas formas, aunque hay unas más adecuadas que otras. Lo que siempre ha de hacerse es romper metiendo gases a tope y siempre ganando altura, es decir, siempre aplicando componente vertical, para poder volver a transformar esa altura en energía en las siguientes pasadas y, así, no quedarnos colgados detrás de los bombarderos. Veamos algunas formas de romper, sus ventajas y desventajas.

Roturas y formas de encarar de nuevo al avión enemigo.-

1.- Rotura en S.- Personalmente, prefiero romper hacia un lado (hacia fuera de la formación de aviones enemigos preferiblemente) y hacia arriba, digamos que 45º de alabeo y 45º de cabeceo, o algo así. Una vez hemos completado unos 90º de viraje o un poco más, cambiamos el giro de nuevo hacia los bombarderos y picamos para colocarnos nuevamente a sus 6.

Ventajas.- Inmediatamente después de lanzar el cohete se vira fuertemente, lo cual nos permite controlar perfectamente las 6 y observar si nos han seguido y así evitar el posible ataque. En segundo lugar, la rotura hacia un lado nos aleja de la artillería del avión. Por último, al volver a encarar al avión también entramos por su lateral con lo que el tiempo que estamos expuestos a sus 6 es mínimo.

Desventajas.- En la segunda pasada se entra desde el lateral de los bombarderos, con lo que el tiempo para colocarse y apuntar desde sus 6 también es reducido, provocando fallos en los disparos si no se hace convenientemente.

2.- Caída de ala.- Otra forma bastante práctica y bonita de romper y atacar de nuevo a la formación es la siguiente: una vez disparados los dos primeros cohetes tiramos fuertemente de la palanca (con gases a tope también, salvo que llevemos mucha velocidad y trepamos a 90º de cabeceo, perpendiculares al suelo y a la trayectoria de vuelo de los bombarderos. Cuando hayamos perdido algo de velocidad pero sin acercarnos aún a la de pérdida (con el LaGG, por ejemplo, a unos 250 km/h), metemos pedal de un lado y dejamos caer el avión hasta un nuevo picado de 90 º hacia los bombarderos. Como éstos habrán avanzado algo no apareceremos encima suyo sino algo detrás, recuperamos el picado en su cola y hacemos la segunda pasada también a alta velocidad. Otra posibilidad es llegar en la trepada a la velocidad de pérdida y ejecutar un hammerhead, aunque es más lento y sin ninguna ventaja frente a la caída de ala.

Ventajas: Una vez disparados los dos primeros cohetes, al tirar de la palanca hasta los 90º le damos al artillero únicamente nuestra cola, además en una posición bastante difícil de disparar (al menos en la realidad, en el IL-2 parece que disparan bastante bien justo hacia arriba). Al picar justo como hemos subido, nos permite colocarnos de nuevo perfectamente a las 6 de los bombarderos e incluso corregir rumbo o trayectoria si nos hemos desviado.

Desventaja: de ejecución algo más lenta que el anterior, las pasadas son algo más largas.

Personalmente, esas son las dos tácticas que me parecen más acertadas. Todas las demás que se me ocurren tienen muchas más desventajas que ventajas. Por ejemplo, si después del ataque ejecutamos un looping completo, como quiera que los bombarderos avanzan, en la segunda pasada estaremos más alejados que en la primera y así sucesivamente, con lo que cada vez llegaremos más despacio a la cola de los bombarderos y estaremos más tiempo nivelados y expuestos a artilleros y cazas. Por otra parte, cualquier tipo de maniobra que no aplique componente vertical (escapar por debajo o en rotura horizontal) supondrá una pérdida de energía totalmente gratuita e innecesaria que nos puede costar un disgusto, bien por la caza bien por la defensa de los bombarderos.

Por último, tened en cuena que en realidad los Ju-52 sí que cuentan con escolta, pero viene algo retrasada y a la misma altura que éstos, más bien como indicativo de que nos hemos demorado mucho en el cumplimiento de la misión, así que si llegan a dispararnos los cazas alemanes es que no ha salido bien.

Log in to comment